Card image

“20 Tips del Éxito”, otra manera de cultivar el arte de vivir.

En la entrega anterior me permití hacer un breve análisis del último capítulo del libro de Conrad Hilton, “Be My Guest”, en el que nos comparte con gran sencillez su filosofía para cultivar el arte de vivir.

Ahora hablemos de otro grande: Kemmons Wilson (1913-2003), fundador de Holiday Inn, quien escribió su autobiografía “Half Luck, Half Brains” (“Mitad Suerte, Mitad Sesos”), editada por Van E. Hill, 1996.

Mientras que los consejos para la vida de Hilton los descubrimos en el último capítulo de “Be My Guest”, el libro de Kemmons nos sorprende con sus “20 tips del éxito” aún antes del prólogo.

“20 Tips del Éxito” (traducción libre/simple).

  1. Trabaja sólo medio día. No hay diferencia si eliges las primeras 12 horas o las últimas 12 horas.
  2. El trabajo es la llave maestra que abre la puerta de todas las oportunidades.
  3. La actitud mental es más importante en el éxito o fracaso de una persona que la capacidad mental.
  4. Recuerda que se sube a la cumbre del éxito paso a paso.
  5. Hay dos formas de subir a un roble, una es sentándose sobre la semilla y esperar a que el árbol crezca, la otra es buscar un árbol alto y treparlo.
  6. No tengas miedo a aceptar retos; aún el reloj descompuesto da bien la hora dos veces al día.
  7.  El secreto de la felicidad no está en hacer lo que a uno le gusta, sino en gustarle lo que hace.
  8. Elimina de tu vocabulario: “No creo que pueda” y substitúyelo por “Sé que puedo”.
  9. Al evaluar una carrera, que la oportunidad sea más importante que la seguridad.
  10. Recuerda que el éxito requiere de mitad suerte y mitad sesos.
  11. Una persona tiene que tomar riesgos para tener logros.
  12. Las personas que se esfuerzan por hacer sólo aquello por lo que les pagan, nunca se les paga más que por lo que hicieron.
  13. Ningún trabajo es tan duro mientras seas lo suficientemente inteligente para encontrar quien lo haga por ti.
  14. Las oportunidades vienen frecuentemente. Toca la puerta tan frecuentemente como tengas el oído entrenado para escucharla, el ojo entrenado para verla, las manos entrenadas para arrebatarla, y la cabeza entrenada para usarla.
  15. No puedes dejar las cosas para después, en sólo dos días, mañana será ayer.
  16. Vende tu reloj de pulsera para comprar un despertador.
  17. Las personas exitosas toman la responsabilidad de su propia motivación. Saben cómo encenderse a sí mismas porque poseen la llave para arrancar su propio motor.
  18. No te preocupes. No puedes cambiar el pasado, pero puedes arruinar el presente preocupándote por el futuro. Recuerda que la mitad de las cosas por las cuales te preocupas nunca suceden y la otra mitad van a pasar de cualquier manera. Entonces, ¿De qué te preocupas?
  19. Lo que hace la felicidad no es cuánto tienes, sino cuánto disfrutas.
  20. Cree en Dios y obedece los Diez Mandamientos.

Para quienes hayan vivido en el apasionante mundo de las franquicias, resulta muy interesante analizar y comparar estas autobiografías (Hilton y Wilson). Se dice que las comparaciones son odiosas; pero en este caso no tienen por qué serlas, Hilton y Wilson son creadores de dos de las marcas hoteleras más grandes, reconocidas y poderosas del mundo y muchos años después de la muerte de sus fundadores, aún hoy en día, siguen siendo líderes en el mercado y fieles a sus orígenes.

Encontramos en ambas personalidades afinidades, como el saberse felices por lo que eran y no por lo que tenían, o su inquebrantable fe en Dios. Y también encontramos diferencias. En “Be My Guest” podemos reconocer a un Hilton impecable, preciso, adusto, elegante, confiable, que sabía reconocer como nadie la importancia del trato humano en la gestión hotelera, un hombre que sabe contar historias y dejar huella indeleble, lecciones de vida, para quienes las escuchan; mientras que en “Half Luck, Half Brains” nos habla un Kemmons Wilson emprendedor, apasionado, que tuvo la virtud de aprovechar para la hotelería un mundo que se modernizaba a pasos agigantados, innovador por excelencia, Kemmons, un hombre sencillo que pone los valores familiares en el número uno de sus prioridades.

A Hilton lo descubrimos y nos enamoramos, mientras que Holiday Inn salta a nuestra vista y nos enamora. Después de todo, ese es el día a día de las marcas poderosas: ofrecer una promesa valiosa, cumplirla, y así: conseguir seguidores fieles.


Fecha de publicación:03-08-2021

Fuente:Hospitalitas

Autor:Felipe Ríos

Imprimir