Card image

Limpieza en Textiles higiene con delicadeza

En términos de hospitalidad, los textiles son un elemento de suma importancia dentro de una habitación para lograr la comodidad de un huésped.

Hay que recordar que los sillones, sillas, cortinas y demás aditamentos que puedan tener ornamentación con diferentes tipos de tela están en contacto directo con los clientes, por ello no sólo deben lucir bien, sino que deben tener un mantenimiento adecuado para lograr una mayor duración.

Además, cuidar de los textiles de forma correcta no sólo hará que tus habitaciones luzcan impecables, sino que tu hotel tendrá un ahorro económico significativo al gastar una cantidad menor en la sustitución de piezas.

“Principalmente, debemos tener un cuidado excepcional con nuestros textiles debido a que al momento en el que un huésped entra a un habitación un textil manchado causa una mala impresión”, menciona Dora Zamora, gerente de ama de llaves, de Breathless Riviera Cancun Resort and Spa, “esto sin duda puede afectar las ventas”.

Visualización de manchas

Lograr un acabado impecable y libre de manchas puede resultar todo un reto. Se debe de tomar en cuenta que la incorrecta extracción podría decolorar, desgastar o dañar una tela de forma permanente.

“Hacer esta limpieza de manera incorrecta no sólo podría propiciar la acumulación de polvo, ácaros o microorganismos que pueden afectar a un huésped”, menciona Abraham Jaramillo, encargado de Investigación y Desarrollo Institucional México de Ecolab, “también podemos tener pérdidas totales de los textiles”.

El primer paso para realizar un ciclo correcto de remoción de manchas y limpieza de textiles está en localizar las áreas afectadas. En el caso de que los textiles de una silla, sillón, cojín o cortina no presente manchas, éstos deberán ser sacudidos con un paño seco destinado únicamente para la limpieza de muebles.

Cabe remarcar que la apertura de las cortinas o la plena iluminación de una habitación ayudará a que la camarera o el ama de llaves pueda tener una completa visión de los elementos del cuarto que requieren una limpieza delicada.

Elecciones seguras

Existen factores de alta importancia cuando se remueve una mancha. Por un lado, se encuentra el método de extracción de manchas, y por el otro, el agente químico que será ocupado como apoyo.

En ambos casos es necesario tener una elección precavida y segura, debido a que esta decisión afectará las múltiples fibras que componen una tela y con ello el margen de beneficio del hotel.

“Es muy importante observar la mancha y de ahí ver cuál será el procedimiento con el que vamos a extraerla”, expresa Jaramillo, “además hay que tener una capacitación adecuada para no elegir sustancias agresivas que dañan los textiles”.

Ante esto, actualmente se pueden encontrar varias opciones en el mercado que brindan facilidades de limpieza y un desgaste mínimo de la tela.

El minucioso trabajo de la eliminación de manchas

Para lograr la eliminación de manchas hay que mencionar que no todas deben tratarse de la misma forma. Existen algunas manchas que requieren de una labor de extracción minuciosa. Y aunque no se puede asegurar una remoción completa, es posible apoyarse de agentes químicos especializados que ayudarán a cuidar el textil mientras remueven el área afectada.

Es un hecho que con el fin de mantener las sillas, sillones y cortinas en buen estado se debe de seguir un protocolo de limpieza que incluye diferentes etapas dentro del ciclo de extracción.

En el caso de que existan manchas que no son profundas, lo más recomendable está en impregnar un paño o toalla con una pequeña cantidad de limpiador multiusos. Posteriormente, se deberán dar pequeños golpeteos; al hacer esto, la mancha se transferirá del textil al paño.

Si la suciedad o mancha es muy penetrante, será necesario utilizar una cuchara a modo de espátula y posteriormente aplicar el golpeteo con un paño. Este proceso no deberá de repetirse más de dos veces.

“El primer error que puede ocurrir al intentar extraer una mancha está en humedecer completamente el área”, dice Jaramillo, “las telas tienen superficies porosas y absorben líquidos, por lo que mojarlas podría causar moho, hongos y mal olor”.

Manchas complicadas = falta de atención.

Existen elementos que pueden provocar que una mancha sea más difícil de extraer que otras. Entre ellas se encuentran:

1. Sustancias penetrantes: Los líquidos como la grasa, la sangre, el aceite y el vino contienen elementos que pueden impregnarse profundamente en un textil.

2. Tiempo: Si la mancha no fue atendida en un tiempo oportuno, la sustancia quedará adherida a los hilos de la tela.

3. Exposición al sol: La exposición directa a los rayos de sol hará que las manchas se oxiden y sea más difícil removerlas.

En los tres casos será imprescindible utilizar químicos de apoyo. Para ello, se recomienda aplicar un desmanchador con base de oxígeno que ayudará a disolver la suciedad, mientras protege el textil.

El ciclo de extracción de una mancha es un proceso que inicia desde el momento de la identificación de la misma. Sigue estos consejos y deja que tu hotel luzca impecable todo el año.

1. Identifica la mancha.

2. Comienza el proceso de extracción lo antes posible.

3. Remueve los restos de la sustancia que provocó la mancha.

4. Antes de aplicar cualquier químico pruébalo en un lugar de la tela que no esté a la vista.

5. Evita utilizar cloro.

6. Elige métodos simples antes de recurrir a un químico.

7. Usa limpiadores con base de oxígeno; ayudarán a mantener la calidad de la tela.

Para remover la mancha se deberá aplicar el químico en un área semi-escondida o, si es posible, en un pedazo de tela que sea del mismo material. Al hacer esto se podrá comprobar que el químico no decolora el textil. Posteriormente, es recomendable usar un jabón multiusos con ayuda de un paño.

“Cuando hay una mancha profunda, la camarera o el equipo encargado de la limpieza de cuartos deberá notificarlo inmediatamente. No hacerlo, podría tener como consecuencia aplicar un mal método de limpieza sobre la mancha”, agrega Dora.

Limpieza correcta: un conjunto de factores

La mayoría de los muebles que fueron elaborados con textiles tienen algunas partes de madera, por ello es importante que cada uno de los elementos que los conforman, también tengan una higiene adecuada.

En el caso de las partes de madera se recomienda utilizar un paño pre-humedecido con una solución multiusos. El paño se deberá pre-humedecer con cuatro atomizaciones y posteriormente pasarlo por las superficies; esto dejará la superficie brillante, limpia, y libre de gérmenes.

En el caso de los hoteles de playa, la humedad y el moho son dos factores que representan un reto gigante a la hora de la limpieza. Ante esto, Dora recomienda realizar una inspección profunda en la habitación, sobre todo en el área de cortinas.

“Hay telas que son más sensibles a la acumulación de hongos o moho por el exceso de humedad, para evitarlo podemos recurrir a los removedores de hongos en spray. Sólo tenemos que pasarlos sobre el textil o la madera con ayuda de una fibra”.

Los olores son otro detalle que puede resultar un problema tanto en los hoteles de ciudad, como en la playa. Para eliminarlos, basta con utilizar ambientadores aprobados para textiles, que dejarán un olor fresco y neutralizarán los malos olores.

Trabajo en equipo: un elemento indispensable

Mantener una limpieza correcta y exitosa de los textiles de una habitación, no sólo dependerá de los procesos técnicos, pues bien, uno de los elementos más importantes está en la capacitación del personal y el trabajo en equipo.

Comúnmente, los principales errores que pueden desarrollarse en torno a la inadecuada higiene de telas, reside en la falta de estándares o normas de limpieza que debe seguir un hotel, o en el exceso de libertar que se le puede dar al personal.

“En ocasiones, el personal nuevo se está familiarizando con el hotel y al no tener una capacitación se corre el riesgo de que usen sustancias agresivas que dañen las superficies, y que representen una gran pérdida para el hotel”, menciona Jaramillo.

Para evitarlo, Dora recomienda crear prácticas de operación en las que se resuelven dudas y se ponen criterios de acuerdo a los márgenes de limpieza del hotel.

“Lo que nos ayuda bastante es tener una reunión diario en la que les hacemos ver las quejas o sugerencias sobre la limpieza. En grupos de 7 personas y un gerente o encargado, se les explica paso a paso el proceso correcto”.


Fecha de publicación:18-01-2022

Fuente:Alta Hotelería

Autor:Paola Ascencio

Imprimir