Card image

Proceso de diseño: ¿Cómo construir un hotel?

Nuevas tendencias en la construcción de hoteles

El interés del mercado por obtener servicios hoteleros personalizados ha presentado un cambio en la forma en que se ofrecen las experiencias y los espacios de alojamiento en la actualidad.

El Diseño Hotelero -desde el punto de vista arquitectónico- está cobrando relevancia en el proceso de la construcción para cubrir el objetivo de cada proyecto atendiendo los gustos, preferencias y necesidades de cada tipo de huésped para sus viajes.

“La hotelería, como cualquier negocio actual, tiene que estar en constante cambio y en constante actualización de acuerdo con lo que buscan los huéspedes sobre todo porque es un mercado muy competido y están surgiendo nuevas opciones”, opinan los arquitectos Juan Ruíz-Velasco Peral y Rafael Enríquez Lara del despacho Ruíz Velasco-Enríquez.

Las nuevas tendencias crecientes

Nuevos proyectos hoteleros están haciéndose cada vez más presentes siguiendo principalmente tres pautas que han arrojado excelentes resultados en niveles de ocupación y, por lo tanto, rentabilidad para los inversionistas.

La primera vertiente es la incorporación de hoteles en proyectos de usos mixtos que integran plaza comercial, oficina y hotel.

 La segunda son opciones de alojamiento que buscan abarcar el mercado de los “millenials”, quienes expresan su falta de interés por marcas genéricas y sus preferencias por establecimientos con personalidad local, que cuiden el medio ambiente y cuenten con servicios e instalaciones que propicien el estilo de vida saludable, como podría ser un restaurante con alimentación balanceada, gimnasio y spa.

La tercera vertiente, según explica el arquitecto Rafael Enríquez Lara, es la llamada “dual Brand” o marca dual, en la cual se abre una sola propiedad con dos diferentes marcas. Por ejemplo, una de las marcas está dirigida a los viajeros de negocio, en tanto que la otra podría atender un segmento de mayor lujo.

Ambas instalaciones cuentan con su propio lobby, pero pueden compartir la cocina o lavandería y amenidades, así como toda la parte operativa. La “dual Brand”, como alternativa comercial le está permitiendo a los inversionistas obtener el máximo beneficio de su inversión al estar cubriendo dos segmentos del mercado y aprovechar al máximo sus recursos.

El proceso de construcción

Los arquitectos reiteran que para iniciar cualquier proyecto de esta magnitud siempre debe empezarse por realizar un estudio de mercado que arroje el plan de negocios y el proyecto ejecutivo.

Una vez que se cuenta con estos elementos como la herramienta fundamental para que los inversionistas tengan claros los alcances de su inversión, se determina el tipo de hotel que se va a construir al combinar dos relevantes factores. Uno es la ubicación del proyecto y el otro, es el tipo de huésped.

Así lo detallan los arquitectos Ruíz-Velasco Peral y Enríquez Lara, “el estudio de mercado da como resultado el tipo de huésped y, por lo tanto, el tamaño de las habitaciones, los servicios y las amenidades”.

Hay varias categorías en las que se pueden organizar los tipos de hoteles: de ciudad, de eventos, boutique, cama y desayuno (“bed & breakfast”), express, de negocios, de playa (vacacionales), de centro de ciudad, hacienda, de reserva (ubicados en áreas naturales), de carretera, campamento de lujo (“glamping”), motel, hostal, cabañas o bungalows, entre muchas otras.

Las edificaciones pueden ser verticales u horizontales, según la ubicación y el espacio del que se disponga. Los hoteles verticales se desarrollan en zonas donde el terreno es limitado, generalmente en una demarcación urbana, en tanto que los horizontales no tienen problema de extensión. También existen desarrollos turísticos con una combinación de ambas.

Además, para cada tipo de construcción se consideran materiales adecuados para el tipo de suelo.

“La construcción de hoteles de playa tiene el reto de que se tiene que crear una infraestructura muchas veces mayor a la de hoteles urbanos, en cuanto al agua potable, en cuanto a drenajes, cisternas y además de estar expuestos a las condiciones climáticas del lugar, como la corrosión de la sal y la humedad”, apunta el despacho de arquitectos.

Aunque no es necesaria alguna certificación o licencia específica para realizar la arquitectura de hoteles, los inversionistas deben considerar contratar los servicios especializados y expertos en Diseño Hotelero, “debido a las diferencias de operación, mantenimiento, desgaste y tipo de acabados, así como paisajismo, diseño de interiores o espacios sociales” que son propios de estos grandes proyectos.

Como estudio de arquitectura contemporánea experto en Hoteles y Resorts, RUIZVELASCO & ENRIQUEZ indica que siempre es necesario y recomendable tener un gerente de proyecto y un arquitecto que revisen el proyecto, cuya función es coordinar a todos los involucrados para apoyar al inversionista en su toma de decisiones y llevar a cabo el proyecto en tiempo y en costo.

Una vez que se ha llevado a cabo toda esta planeación se comienza con la construcción.

Juan Ruíz-Velasco Peral comenta: “se consulta con especialistas e ingenieros que revisan el proyecto en la parte estructural y se empieza con el trazo y nivelación del terreno, ya sea una playa o un centro urbano, luego se realiza la cimentación adecuada al terreno de que se trate para hacer las bases del edificio ya sea vertical u horizontal, las bases donde la estructura se va a desplantar. Al mismo tiempo se realizan las instalaciones sanitarias, eléctricas y/o electromecánicas, térmicas, de seguridad e hidráulicas. Después se procede con las divisiones o muros interiores, las fachadas y los acabados en toda la construcción. Por último, se lleva a cabo la etapa de equipamiento y decoración con todo tipo de accesorios y complementos”.

“Un proceso importante durante la construcción es el levantamiento de la habitación muestra como uno de los componentes más importantes del hotel, totalmente a detalle con los pisos, mobiliario, acabado, instalaciones, contactos, baño, y donde se resuelven y se afinan los detalles para poder replicarla”, resalta.

Por su parte, Rafael Enríquez Lara añade que “por el mismo proceso de construir el edificio y por los tiempos que se tienen entre el inicio de la obra y la apertura del hotel, el cuarto muestra se puede ejecutar en otra locación, es decir que no necesariamente tiene que estar dentro del desarrollo, pero es aconsejable hacerlo para ir revisando todos los puntos, antes de replicarlo”.

En este proceso de construcción que mencionan los arquitectos se toman en cuenta las legislaciones y reglamentos de construcción locales que casi siempre se refieren a porcentaje de área libre de terreno o altura permitida o número de cajones de estacionamiento.

Algunos estándares comunes en la construcción de hoteles que refieren los expertos son básicamente para hacer más eficiente el uso de las áreas, por ejemplo, el uso de una doble crujía (que es el pasillo al centro y las habitaciones a ambos lados del pasillo) y otro que las instalaciones sean de fácil acceso para brindar el mantenimiento adecuado en la operación del día al día, sin afectar al huésped. También se considera el uso de materiales, por así llamarles de “uso rudo”, que resistan el flujo constante de personas para que “la habitación se vea siempre como que el huésped que acaba de llegar es el primero que la ocupa”.

En la opinión de Juan Díaz de Sandi, experto en hotelería y turismo y presidente de Díaz de Sandi Consultores, conviene resaltar el caso particular de las franquicias en las que el diseño hotelero sigue normas, directrices y estándares apegados al modelo de negocio ya probado.

Una franquicia ofrece la asesoría integral para el desarrollo del proyecto, desde el análisis del mercado y la adecuación del terreno hasta la construcción del hotel con parámetros estandarizados, lo que por un lado puede disminuir los riesgos en la inversión, pero por otra parte limita atender las necesidades locales.

“Hay que cuidar que las franquicias se ajusten al mercado mexicano, ya que en los hoteles de negocios hasta el 70% de sus huéspedes son nacionales con necesidades diferentes a los extranjeros”, aclara Díaz de Sandi.

Rafael Enríquez Lara pone especial énfasis que todos los detalles anteriores se deben cuidar debido a que “se está buscando proveerle al huésped una experiencia única de acuerdo con lo que son sus gustos. Se están buscando diferentes opciones para no agotar un modelo y replicar un prototipo que está en todos lados. La idea es proveerle al huésped una experiencia personalizada que lo haga querer regresar”.

Finaliza Juan Ruíz-Velasco Peral “el diseño hotelero ayuda a crear espacios sobresalientes en los hoteles y experiencias inolvidables a sus huéspedes”.


Fecha de publicación:06-05-2021

Fuente:Alta Hotelería

Autor:Ángela Segura

Imprimir