CFE compra carbón a familias y empresas de políticos

Publicado el

La compra de carbón que la Comisión Federal de Electricidad realiza en Sabinas, Coahuila, con el objetivo de reactivar la economía de la región, privilegia a familias y empresas ligadas a grupos políticos.

De acuerdo con la lista de 60 empresas con quien la CFE firmó contratos para comprar 2 millones de toneladas de carbón, los principales beneficiados son medianos y grandes productores vinculados con políticos, como el senador por Morena, Armando Guadiana Tijerina o el ex subsecretario de Turismo de Coahuila, Luis Antonio Rodríguez Garza.

La adquisición más grande es por 58.5 millones de pesos con Operadora y Suministros Vikcel SA de CV, una compañía de Monterrey representada por Carlos Zamorano Madal.

Mientras que el segundo contrato más importante, por 56.9 millones de pesos, es con Grupo Sacu SA de CV, cuyo representante legal es precisamente el ex subsecretario, Luis Antonio Rodríguez Garza.

En 2021, Grupo Sacu le venderá 38 mil 880 toneladas de carbón a la CFE que se suman a las 16 mil 200 que debió entregar en 2020.

Asimismo, la empresa eléctrica pactó compras por 93 mdp con cuatro sociedades vinculadas con Antonio Flores Guerra, uno de los productores de carbón que más ha presionado públicamente para acelerar estos contratos y amigo de Guadiana Tijerina, presidente de la comisión de Energía en el Senado de la República.

Desde el Senado, Guadiana ha sido uno de los principales promotores de la reactivación económica de las carboníferas de Coahuila a través de la compras que hace la empresa productiva del Estado.

En julio, el legislador aceptó públicamente que impulsó ante la CFE las adquisiciones y que platicó con el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la urgencia de estos contratos.

Los procedimientos de contratación establecidos por la CFE se dan, principalmente, a través de un esquema de 16 acuerdos de 16.5 millones de pesos cada uno, 13 convenios de 15 millones de pesos, ocho de 35.3 millones y siete de 47 millones.

De acuerdo con la empresa productiva del Estado, su nuevo esquema de contratos busca acabar con la corrupción, el coyotaje, los intermediarios y beneficiar por igual a los pequeños y medianos extractores de carbón. Sin embargo, diversas uniones de productores y organizaciones como Familia Pasta de Conchos han acusado favoritismo en las compras y requerimientos técnicos que no coinciden con las características del carbón que se extrae en la región de Sabinas.

  • Fuente: Latinus